top of page

sáb 03 de dic

|

Taller Online

La buena y la mala consciencia

¿Cuál es mi lugar en el universo?

Registration is closed
See other events
La buena y la mala consciencia
La buena y la mala consciencia

Hora y Fecha

03 dic 2022, 09:00 – 15:00 GMT-6

Taller Online

Sobre el Taller

LA BUENA Y LA MALA  CONSCIENCIA

Muchos consideran que la consciencia es la más alta y última autoridad, que debemos seguir en cada situación de vida. Esto se debe a que nuestra supervivencia está relacionada con la obediencia a la consciencia.

La principal idea errónea sobre la buena y la mala consciencia es que pensamos que nuestra consciencia tiene validez general, no sólo para nosotros sino para todas las personas. Es por lo que muchos perciben su consciencia como la voz de Dios en su alma.

Las reglas de consciencia

Si consideramos que las personas que provienen de otra familia tienen la misma idea, aunque las reglas de su consciencia difieren ampliamente de las instrucciones de nuestra consciencia, entendemos las dificultades que surgen cuando dos personas invocan sus consciencias. Quieren obligar a la otra persona a seguir su consciencia en lugar de la propia.

La exclusión

Alguien queda excluido de su familia si contradice las normas de su consciencia. Por ejemplo cuando se une a un grupo que tiene una consciencia diferente. La exclusión se justifica con la buena consciencia de la familia y se le exige que la siga. A veces esto va tan lejos que este miembro es asesinado. O una mujer esconde a un hijo y lo regala porque es una vergüenza en su familia tener un hijo ilegítimo. O ella aborta a este hijo para no ser excluida.

Aquí vemos cuán hostil puede ser una buena consciencia. Por el contrario, cuando una mujer regala a un niño en estas circunstancias, o si lo aborta, quiere en el sentido del equilibrio entre el dar y el tomar, liberarse de sus sentimientos de culpa al expiarlo. Eso significa que se hace algo a si misma. Tal vez se enferma o quiere morir. Sin embargo, no todos tienen que expiarlo por sí  mismos, Es suficiente, si alguien más expía en su representación. Eso también es un movimiento de consciencia.

La compensación no necesita ser personal.

¿Quién quiere esta compensación? El “Dios de la consciencia“. Todos los sacrificios que se hacen a él, especialmente todos los sacrificios de niños sirven para compensar una exclusión. Quien está dispuesto a asumir la expiación trae bendiciones a aquellos por quienes se sacrifica. Esta es una transferencia en la compensación en el sentido de: primero la víctima y luego la bendición. Este movimiento de consciencia tiene su efecto en los intentos de los niños de salvar a sus padres enfermando o queriendo morir en su lugar. Al mismo tiempo, este movimiento de consciencia es el movimiento básico detrás de cada tragedia. Sin embargo, aquí se combina con una violación de la jerarquía, en la que un posterior toma el lugar de un anterior, sin ser consciente de esta violación de la jerarquía. ¿Por qué motivo? La consciencia se asegura que se gana un mayor derecho a pertenecer a su familia.

La consciencia en la relación de pareja

Podemos ver el desorden que la consciencia puede crear en una relación de pareja por el hecho de que cada pareja intenta convertir al otro a su consciencia. Mide el comportamiento del otro según su consciencia y lo juzga como bueno o malo. Esto implica a ambos cónyuges. Disminuye el respeto mutuo y el amor y conduce a discusiones interminables en muchas relaciones. Especialmente cuando se trata de cómo criar a los niños.

El sí en la relación de pareja

¿Cómo podemos liberarnos del desorden de la consciencia en nuestra relación? Al reconocer al compañero y su familia y su consciencia como equivalentes a los nuestros.

Entonces les decimos. “ Te amo tal como eres, exactamente como eres. Amo a tu madre tal como es, exactamente como es. Amo a tu padre tal como es, exactamente como es. Amo a tu familia tal como es, igual que la mía” Damos un paso más allá de la estrechez de nuestra consciencia, un paso de amor.

Hacemos lo mismo con nuestros hijos. Es aquí donde podemos comprobar si hemos tenido éxito en este paso. Por ejemplo, cuando le decimos a un niño interiormente e incluso abiertamente: “En ti amo a tu padre tal como es; y soy feliz si alguna vez te vuelves como tu padre”. O: “En ti amo a tu madre tal como es y soy feliz si alguna vez te vuelves como tu madre”. ¿Qué le sucede al niño entonces? Será feliz. Porque ama a ambos padres como son. Estas frases tienen un efecto más. El niño se hace libre para su propio camino.

Consciencia y amor

Quien sigue su consciencia rechaza a los demás. Para ser parte de su familia, debe considerar a otros que son diferentes, porque tienen una consciencia diferente, como inferiores, como menos buenos y considerarse a sí mismo mejor que ellos. Por lo tanto, la consciencia se interpone en el camino del respeto y el amor por los demás que son diferentes. Todas las distinciones entre el bien y el mal y entre elegidos o rechazados o el cielo y el infierno provienen de la consciencia. Esto se debe al hecho de que en gran medida creamos a nuestro Dios de acuerdo con las normas de nuestra consciencia. De modo que sólo ama a los que aman nuestra consciencia y excluye de su amor a aquellos que nuestra consciencia excluye de nuestro amor.  Por supuesto, los otros que tienen una consciencia diferente también tienen un Dios que sigue su consciencia. Ellos también excluyen a otros basados en su consciencia y su Dios. Por ejemplo, a nosotros. De esta manera, la buena consciencia de algunos y la buena consciencia de otros se convierte en un elemento divisor que separa a las personas, los pueblos y las religiones. Su buena consciencia los enfrenta. Justifica las peores atrocidades contra otros, por ejemplo, en las guerras de religión.

  • Cada familia tiene su propia consciencia.  Con la ayuda de la consciencia, percibimos de inmediato lo que tenemos que hacer o no para ser parte de la familia. Si seguimos las instrucciones de esta consciencia, tenemos la consciencia tranquila. Eso significa: estamos seguros de que podemos pertenecer.
  • Si violamos las instrucciones de nuestra consciencia, tenemos una mala consciencia. Nos sentimos culpables ¿Cuál es el sentimiento exacto cuando tenemos una mala consciencia y nos sentimos culpables? Tememos haber puesto en peligro o perdido el derecho a pertenecer a nuestra familia.
  • La mala consciencia nos impulsa a cambiar  nuestro comportamiento para tener nuevamente una nueva consciencia, de modo que estemos seguros del derecho de pertenecer a nuestro sistema familiar.

Entradas

  • La buena y la mala consciencia

    Entrada Individual para el taller Online "La buena y la mala consciencia"

    $500.00
    +$12.50 service fee
  • Constelación

    Constelación dentro del taller online "La buena y la mala consciencia"

    $1,000.00
    +$25.00 service fee

Total

$0.00

Compartir este taller

bottom of page